Visita mágica para grupos: la basílica subterránea de Roma

La Roma bajo tierra no nos deja nunca de sorprender…

Hace más de un siglo, la construcción de unas vías de tren cerca de la estación Termini provocó un derrumbamiento de tierra, que dejó al descubierto un largo pasadizo que llevaba un extraordinario monumento del siglo I d.C., sólo a nueve metros debajo de la actual vía Prenestrina. 

Descubrimos la basílica y su historia

Se trata de una basílica subterránea de Porta Maggiore, un templo que se cree que pertenecía a la rica familia Statili.

La basílica ha abierto las puertas de nuevo después de una complicada restauración de un pasadizo, un vestíbulo, una sala principal con tres naves y un ábside central.

Es un caso único en el mundo, ya que según la directora de restauración, Chiara Scioscia, se trata del descubrimiento más antiguo de planta basilical encontrado en la ciudad de Roma.

Además, es el primer ejemplo de basílica pagana encontrada bajo tierra, y de propiedad privada, asociado a prácticas religiosas perseguidas durante el imperio romano, que posteriormente de su derrumbe, cayó en el olvido. 

Los historiadores han considerado que se trata de un espacio construido por algún miembro del linaje Statili, que después del suicidio de un miembro de la familia acusado de malas prácticas mágicas, perdió la influencia y la riqueza. 

La restauración subterránea

Anteriormente, el monumento fue desvalijado y abandonado por la misma familia, y que con el paso de los años se ha llenado de tierra de manera natural. En una de las paredes han dejado una marca que recuerda hasta donde estaba enterrada la basílica. 

Desde el año 2005, la Superintendencia de Bellas Artes de Roma ha llevado a cabo varias y complicadas restauraciones debido a la proximidad a la estación de tren, su profundidad, la presión de la tierra, la presencia de un gas tóxico en el subsuelo de Roma y la presencia de microorganismos. 

Pese a que la basílica se encuentre abierta al público, la fragilidad del monumento obliga a restringir las visitas, ya que tiene que mantenerse siempre a una cierta temperatura y con el mismo nivel de humedad. Sólo se puede acceder con un guía y después de haberlo reservado el segundo, tercero y cuarto domingo de cada mes. 

¿Te atreves a visitar este monumento mágico bajo tierra durante el viaje en grupo? 

Haz clic aquí, te reservamos todas las visitas que necesites para tu viaje en grupo.

Fuente: La Vanguardia